“No crecemos en la fe por ‘creer en más cosas’, sino por confiar en la mano de Dios y en Su Palabra”